Carrito 0

Calzado maximalista y minimalista

Crédito: Carreras por montaña (http://carreraspormontana.com/material/maximalismo-la-ultima-gran-corriente-en-el-trail-running)

El minimalismo en el trail running es uno de los temas relacionados con el material que más han dado que hablar. Normalmente, se encienden acalorados debates entre sus defensores y sus detractores e incluso la polémica ha llegado a las carreras oficiales, donde la FEDME exige que el calzado proteja el pie y muchos corredores minimalistas critican esta postura.

Pero, en el otro lado de la balanza, está la vertiente del maximalismo, que al contrario que los minimalistas, abogan por un calzado con unas condiciones totalmente antagónicas a las que usan corredores como Anton Krupicka, quizá el mayor embajador del minimalismo en el mundo del trail running.

Si un calzado minimalista es aquel que suele ser muy ligero, con pocas protecciones y, sobre todo, con un drop (diferencia entre la altura del talón y la punta del pie) muy bajo, el calzado maximalista es todo lo contrario. Es decir, un calzado maximalista es aquel que suele ser más pesado y voluminoso, cuenta con mucha protección y, sobre todo, mucha amortiguación, gracias a un drop alto.

Sus defensores apuntan que el calzado maximalista ayuda a que no se produzcan tantas lesiones, sobre todo gracias a que tienen mucha más amortiguación y eso, en teoría, protege mucho más al pie que el calzado convencional. Lo cierto es que no existe ningún estudio independiente que afirme que haya menos lesiones con calzado maximalista que con calzado normal.

Como en todo lo relacionado con el material, es necesario coger con pinzas todo lo que las propias marcas nos venden. Sin ir más lejos, la famosa marca Vibram fue sancionada en Estados Unidos a devolver el dinero a sus compradores por asegurar que su calzado ayudaba a evitar lesiones, algo que no tenía ningún sostén científico.

Por ello, los beneficios de correr con zapatillas maximalistas tampoco deben ser tomados como una afirmación, ya que lo que a un corredor le puede resultar beneficioso, puede no serlo para otro. En otras palabras, más protección y amortiguación no significa que sean un mejor calzado.

El nacimiento del maximalismo

No es posible entender el maximalismo sin mencionar a la marca francesa Hoka y sus creadores, Nicolas Mermoud y Jean -Luc Diard, que en 2010 lanzaban el primer modelo de este tipo, justo en plena efervescencia por el minimalismo y el barefoot running, los corredores que van descalzos.

Si ese fue el punto de partida, cinco años después es extraño ver una marca que no cuente en su catálogo con modelos que ofrezcan condiciones maximalistas. El proceso ha sido el mismo que en el minimalismo, y lo que hace unos años era algo minoritario, es cada vez más una moda o una corriente. Corredores como Emma Roca, Sage Canaday o Julien Chorier las utilizan.

El origen de esta corriente viene por la búsqueda de un tipo de calzado que proteja más el pie y que ofrezca una mayor amortiguación que las zapatillas convencionales, algo que es todavía más deseado en carreras por montaña de larga distancia.

Además de esto, los defensores del maximalismo aducen que utilizar este tipo de calzado ayuda a recuperarse mejor de un esfuerzo, ya que es menos lesivo. Una vez más, es complicado encontrar evidencias científicas independientes de que esto sea cierto. Repetimos, lo que a un corredor le va bien y le ayuda a lesionarse menos y recuperarse mejor, a otro corredor le puede producir exactamente lo contrario.

Y es que lo ideal a la hora de comprar un calzado es hacerlo teniendo en cuenta nuestras necesidades personales, sabiendo cómo pisamos, el nivel técnico que tenemos y las sensaciones que busquemos. Minimalismo y maximalismo son solo dos corrientes más dentro de un catálogo de calzado de trail cada día más amplio, lo que sólo puede ser beneficioso para el corredor de montaña, ya que tiene más donde elegir y más opciones que se adapten a lo que busca y necesita.



Publicación más antigua Publicación más reciente