Carrito 0

Nuevo récord mundial en 50 millas en una cinta para correr....

Jacob Puzey (atleta elite Altra) es el possedor del nuevo récord mundial en 50 millas en una cinta para correr en 4:57:45, ¿su combustible? Electrolitos, pastillas de sal, refresco de cola y papas fritas.

Hace una década, me fracturé el hueso navicular y me dijeron que no volvería a correr. Mi compañero de equipo, Golden Harper, me ayudó a volver a correr poco a poco usando calzado con drop bajo pero tenía que seguir utilizando plantillas ortopédicas. Eventualmente, él fundó una compañía de calzado basada en su creencia de que los zapatos para correr no deberían alterar nuestra postura natural. Tuve la fortuna de probar uno de los primeros modelos. A lo largo de los últimos 5 años esa simple idea ha revolucionado la industria de calzado para correr y esa pequeña compañía ahora es un jugador importante en el mercado. Sus zapatos me han permitido continuar haciendo lo que amo.


Hoy que me propuse a romper el récord mundial, pensé en los fundadores de Altra (Golden, Brian y Jeremy) y los riesgos que tomaron al pedir un enorme préstamo para crear prototipos en medio de la recesión para enfrentarse a los Goliats de la industria del calzado. Pensé en los riesgos que tomaron y el impacto que han tenido en mí en lo personal y en la industria en general. De no ser por ellos muy probablemente no estaría corriendo hoy.

Cuando me sentí cómodo al correr a un ritmo por debajo del récord mundial, aunque sabía que el cansancio me alcanzaría rumbo al final, me apegué a ese ritmo. Cuando parecía que el ritmo que mantuvo Jim Wamsley en JFK era tolerable, me apegué a ese ritmo. Cuando sentí que era lo correcto ir debajo de los 6 minutos por milla, aunque no había corrido a ese ritmo desde el maratón de Calgary el pasado mes de mayo, me apegué a ese ritmo. Traté de correr sin límites.



No pensé en los entrenamientos que omití por alguna razón durante mi preparación, más bien me enfoqué en lo genial que es correr con mi esposa e hijos la mayoría de los días. Usualmente no tengo un horario para entrenar (nada diferente al horario errático para dormir que tiene nuestro bebé prematuro), estoy muy agradecido por tener una buena cinta para entrenar cuando el clima y el trabajo no me permiten correr afuera.

Estoy muy agradecido por una esposa que me apoya y trabaja duro cada día como CEO y madre, mientras se asegura de tener mucho tiempo para nuestra familia. Estoy agradecido por mi familia, amigos, fans, alumnos y atletas que me animan a seguir mis sueños.

Estoy agradecido por lo bien que me fue hoy, pero, aunque no me hubiera ido tan bien, me sentiría como el hombre más suertudo del mundo. ¡Gracias por todo el amor y apoyo!



Publicación más antigua Publicación más reciente